Translate

domingo, 6 de marzo de 2011

Playa y Ruinas de Salamina, Zona turca de Chipre

La primera vez que cruzamos a la zona en turca en coche fue para ir a Salamina, había buscado información en las guías de Chipre que tenía, y parecía ser un buen lugar para pasar el día, ya que tenía playa y justo al lado habían unas ruinas muy interesantes.



Para cruzar a la zona turca en coche existen tres puestos de control, por Agios Dometrios ( al oeste de la ciudad de Nicosia ), por Pergamos ( en Lárnaka ) y por Strovilia ( en Famagusta ).

Esta vez nosotros pasamos por Strovilia ya que era el puesto más cercano a la zona que queríamos visitar.

Una vez llegas al puesto de control tienes que presentar tu pasaporte, y te dan un visado aparte con el sello de entrada que es importante no perder para poder regresar luego a la zona sur.
Los seguros de los vehículos de la zona sur no cubren en la zona norte así que en el mismo puesto de control tienes que contratar un seguro para la zona turca. Para los coches no alquilados el precio es de 25 euros y tiene una validez de un mes.

Nada más entrar a la zona turca ya se ven las bases militares alambradas, donde ni aquí ni en los puestos de control se pueden sacar fotos, aunque he de decir que yo me arriesgué y las saqué, y no las colgaré vaya a ser que lea mi blog algún militar de la zona...que lo dudo, pero bueno más vale prevenir.


En la zona norte las banderas turcas ondean en todos los sitios, y otra cosa que abunda, lógicamente en este trozo musulmán de la isla, son las mezquitas, que te las encuentras en cada esquina.








Llegamos a la playa de Salamina bastante bien, teniendo en cuenta que en esta zona los carteles brillaban por su ausencia.

Aquí la arena era más dorada y el agua más verde.



Desde la playa se podía ver la costa este, todo ese rabito que se ve a la derecha del mapa de Chipre, donde decían que las playas eran espectaculares, pero la verdad que nos pillaba bastante lejos como para ir a verlas.



En la playa no había ni un alma, a pesar de que estábamos sólo a mediados de septiembre, y de que hacía todavía bastante calor.




Cogí mis gafas de bucear y me dediqué a sacar caracolas del mar.



Y saqué tantas que llenamos un tupper entero!! aparte de la diversión de sacarlas, una vez estás en casa viene  la diversión de comértelas, y es que están buenísimas!!

El coñazo es limpiarlas una por una, pero luego la satisfacción de comértelas sabiendo que las has cogido tú y que más frescas no pueden estar es insuperable.

Tras el día en la playa, antes de que cerraran las ruinas fuimos a visitarlas, la entrada eran 5 euros, y nos dieron un pequeño mapa para que nos orientáramos un poco.



Según la leyenda Salamina fue fundada alrededor de 1202 a.C. por Teucro, cuyo padre Telamón, le había exiliado por fracasar en la guerra de Troya.

Los arqueólogos creen que los primeros habitantes llegaron desde Enkomi tras un terremoto en el año 1075 a.C., ya que se han encontrado restos de necrópolis y un puerto de este período.
En el siglo VIII a.C. Salamis apareció en la escena histórica como un importante centro de comercio. Las tumbas reales pertenecientes a este período dan una idea de la riqueza de la ciudad durante esa época.
Las primeras monedas fueron acuñadas en el siglo VI a.C.; también, en las inscripciones que datan de este período el nombre de Salamina se encuentra por primera vez.



En este siglo, junto con Siria y Anatolia, la isla estuvo bajo el poder del imperio persa el cual duró hasta que llegó Alejandro Magno.

Tras su inesperada muerte cerca de Babylonia en 323 a.C., sus generales dividieron las tierras del imperio helenístico y Chipre cayó en manos de Ptolomeo, el cual estableció su reino en Egipto.
Durante el helenístico y la época romana, Salamina junto con Alejandría, Éfeso, Pérgamo y Atenas, recibieron su parte de la riqueza de la época y una vez más se convirtió en un importante centro comercial entre el mundo circundante del Mediterráneo.

Este período próspero continuó hasta la era romana. La mayoría de las ruinas desenterradas en las excavaciones datan de esta época.
El desarrollo de Salamina se vio interrumpido por los terremotos, especialmente el primero, en el siglo IV d.C.
Después de los terremotos, Constantino II ( 337-361 d.C. ) reconstruyó la ciudad y la renombró como Constantia. Sin embargo, en ese momento el puerto se llenó de sedimentos y entre eso y las incursiones árabes la llevaron de nuevo a su fin.

En el 648 d.C. tras otro nuevo asalto, los últimos habitantes se trasladaron a Arsinoe, que más tarde se convertiría en Famagusta.

El gran complejo empieza con un gran patio rodeado de columnas en sus cuatro lados que sirvió como gimnasio.



Durante el reinado de Augusto (31 a.C.-14 a.C. ) un pilón de piedra con la estatua del emperador ocupaban su centro. Algunas de las columnas, capiteles y bases pertenecieron al anfiteatro y fueron traídas aquí después de los terremotos del siglo IV.



En una esquina estaban letrinas, y había otras que se encontraban en el lado norte de los baños.



Dos piscinas ocupaban los dos extremos del lado este del gimnasio, y estaban decoradas con estatuas de mármol.



Los baños consistían en dos habitaciones refrigeradas, entre las cuales se encontraba el sudatorium.



Las ruinas actuales del anfiteatro datan de la época de Augusto, y se componía inicialmente de 50 filas de asientos. Las actuaciones se llevaban a cabo en el escenario el cual estaba decorado al fondo con estatuas.
Después de ser destruido por los terremotos del siglo IV, el teatro nunca más se reconstruyó y sirvió como fuente de material para otras construcciones.



El teatro sin embargo sí que resistió a los terremotos y estaba mejor conservado.



La basílica de Ayios Epiphanios fue la mayor en Chipre y fue construida como la iglesia de Salamina durante el obispado de Ayios Epiphanios. El edificio consistía en una nave con dos filas de columnas con capiteles corintios a cada lado.
Las habitaciones de cada lado del ábside eran utilizadas para el tratamiento y almacenamiento de aparatos litúrgicos.

La iglesia fue destruida en el siglo VII durante el ataque de los árabes.

El ágora era el lugar de encuentro de los ciudadanos y a su vez el mercado, y se remontaba al período helenístico.
Su patio contenía templos dedicados a los dioses relativos al comercio y estaba decorado con estatuas y fuentes.


Por último visitamos el Templo de Zeus, cuyas ruinas pertenecían a la época romana. Durante las excavaciones se descubrieron inscripciones en honor a Livia, al consorte de Augusto y a Zeus.



Ya habíamos visto las ruinas, tras un par de horas y después de haber andando bastante, ya que estaban bastante alejadas entre ellas, la pena es que tras la invasión turca de Chipre en 1974, el embargo internacional ha impedido la continuación de las excavaciones, y el sitio y los museos son mantenidos por los servicios de antigüedades.

La visita a Salamina había acabado y ahora tocaba volver a casa, queríamos coger por Nicosia en vez de por Famagusta para tardar menos, pero como ya he dicho antes, las indicaciones en esta parte turca brillan por su ausencia, así que después de intentarlo y de no encontrar el camino volvimos por donde habíamos venido.



7 comentarios:

hola, tengo nueva sección en el blog. pasate a ver si te gusta. besos

elvestidordeana.blogspot.com

Que maravilla de sitio!!!!

Es precioso...aunque soy mas de otro tipo de viajes!

Un beso Chipless by Dave
http://chiplessfashion.blogspot.com

¿te gusta la moda?
te dejo mi blog:

http://myfashionvespa.blogspot.com/

sigueme :)
un besito!

Cuando me vaya de viaje ya sé a quien mandarle un correo...!!
Tienes una seguidora más
Un besazo

http://fashion-lowcost.blogspot.com/

que preciosidades de fotos, me ha gustado descubrir esa historia!

y muchas gracias por felicitarme guapisima, eres un sol! espero que hayas pasado buen finde!

besitos!

Me han gustado muchisimo las fotos y la historia!!! a si que ya tienes una seguidora más. Yo tambien tengo mi blog de moda pasate y le echas un vistazo...y si realmente te gusta.... Sigueme Besos!!

Muchisimas gracias por tu comentario!!!!!Así da gusto,jejeje...
Pues me ha encantado tu blog, de hecho me encanta viajar, y la frase que tienes en la cabecera me ha flipado, de hecho te la he copiado para mi estado del facebook, jajajaja.
Te seguimos!!

Besicossss

Publicar un comentario